Llamas en Chile: experiencia de dos pilotos sobre los incendios forestales

17 febrero 2017

En enero del 2017, más de 90 fuegos se propagaron rápidamente a través de diferentes partes de Chile. Miles de personas perdieron sus hogares y miles más fueron evacuadas mientras los bomberos combatían las llamas en tierra y desde el cielo.

Llamas en Chile: experiencia de dos pilotos sobre los incendios forestales

Según diferentes fuentes, unas 600.000 hectáreas fueron destruidas por los peores incendios forestales que azotaron Chile en la historia reciente. Desde finales de diciembre del 2016, el país ha visto extenderse incendios en zonas rurales y urbanas, desplazando a miles de personas. Las temperaturas históricamente más altas que lo normal y un período de sequedad prolongado han creado las condiciones propicias para que se propaguen y han intensificado los esfuerzos de lucha contra ellos.

Para ayudar a combatir los incendios, Chile recibió el aporte de varios países, incluyendo Estados Unidos, Francia y Perú. Aun así, ha sido todo un esfuerzo para los bomberos, las brigadas terrestres, los militares chilenos e incluso los operadores civiles de aeronaves. A continuación, dos pilotos nos cuentan cómo apoyaron en la lucha contra los fuegos en enero.

La Armada de Chile en Pumanque
El Capitán Alessandro Pulleghini Flores de la Armada chilena voló un AS365 Panther en la región de Pumanque, epicentro en ese momento de los incendios, a mitad de enero. En contacto y coordinación con el personal de la Corporación Nacional Forestal (CONAF) y el Ejército de Chile, el Capitán Pulleghini y la tripulación fueron en primera instancia a atacar los focos en cercanías de Coinco, a unas 10 millas al suroeste de Rancagua. Con el Bambi Bucket colgado en la parte inferior del helicóptero, atacaron los focos activos, apoyando la labor de las brigadas terrestres y ayudando a contener los incendios. Posteriormente y con esos focos controlados, acudieron al sector de La Patagua, al este de Santa Cruz, donde tuvieron su mayor actividad durante seis días consecutivos.

¿Podría describir su misión allá luchando contra el fuego?
Alessandro Pulleghini Flores: Operamos de las 08:00 hrs hasta las 15:00 hrs debido a las altas temperaturas posterior a esos horarios, con el Bambi Bucket lanzando 700 litros por pasada, efectuando el carguío de agua en fuentes de fortuna como embalses, pequeñas lagunas o piscinas de regadío.

¿Cómo el AS365 operó en este entorno adverso?
A.P.F.: Operamos con el Naval 50 que es un Panther AS365, con un peso máximo de despegue de 4.100 kg, lo que permitía operar alrededor de una hora de vuelo para poder levantar en total 780 kg aproximadamente. Una de las ventajas de utilizar este helicóptero es su gran maniobrabilidad y el fácil cambio de configuración para una misión u otra, es decir pasar rápidamente de extinción de incendio a rescate o EMS.

¿Qué tan eficientes fueron los helicópteros en la lucha contra los incendios?
A.P.F.: La misión de los helicópteros que combaten incendios es fundamental. Logran una cadencia de lanzamientos mucho mayor que la de un avión, si bien la cantidad de agua lanzada es mucho menor: la frecuencia con la cual actúan lleva a una eficiencia en la extinción o el control de un incendio. Por otro lado, el brindar soporte a las brigadas terrestres en el enfriamiento del terreno e incluso en el enfriamiento de las mismas brigadas es fundamental para lograr la extinción, que finalmente se realiza con el personal que se encuentra en tierra. El Panther realizó más de 400 lanzamientos efectivos de agua.

Testimonio de Ecocopter
En días ordinarios, los pilotos del operador privado Ecocopter vuelan para misiones de utilidad. Para ayudar a sus compatriotas durante el peor de los incendios, el Jefe de pilotos Mauricio Neira y su equipo acudieron con dos helicópteros H125 en Pirque, Alhue, Linares y Cajón del Maipo; la flota principal de Ecocopter siguió operando en sus contratos. La situación de alta exigencia demandó variadas coordinaciones y entrega extra de parte de sus pilotos, tripulaciones, del mantenimiento y del personal de Operaciones.

¿Podría describir cómo fueron sus operaciones de extinción de incendios?
Mauricio Neira: Una vez activada la tripulación, el helicóptero se encuentra listo para el despegue en 15 minutos, este tiempo permite realizar el plan de vuelo y la planificación para la salida al punto de la emergencia. Una vez allá, la aeronave queda a disposición de la CONAF y continuamos de acuerdo a sus instrucciones y requerimientos.

¿Cuáles son las ventajas del H125 durante estas misiones?
M.N.: Cada helicóptero descarga 1.000 litros, podemos regular la descarga de agua desde la cabina utilizando equipos que permiten al piloto definir el peso a trasportar, mejorando así la autonomía de vuelo y el desempeño de la aeronave, de manera tal de lograr el máximo de las capacidades. Normalmente, eso permite volar 2,5 hrs, antes de una recarga de combustible.
Los helicópteros permiten a las brigadas terrestres realizar los cortafuegos y atacar focos de difícil acceso, evitando que los incendios proliferen más allá de la línea de defensa. La ventaja del H125 es su versatilidad, ya que su relación peso potencia permite operar en prácticamente todo tipo de entorno.

¿En unas palabras, cómo calificaría lo vivido estas tres últimas semanas, luchando contra los incendios que golpearon el país?
M.N.: Triste, extenuante, exigente y afortunadamente: misión cumplida.


Medias: